Dislipidemia

CARDIÓLOGO QUITO

DISLIPIDEMIA

Las enfermedades cardiovasculares constituyen la primera causa de morbimortalidad en la población adulta y esta prevalencia se incrementa con la edad. Esto es en alto grado atribuible al aumento de la carga de factores de riesgo identificados y a la disminución de la capacidad que se tiene de enfrentarse a ellos. Además, la edad también refleja un aumento en la duración del tiempo de exposición a estos factores.


Los factores de riesgo que predisponen a los pacientes de la tercera edad son los mismos que los de las personas más jóvenes, y se ha comprobado que los beneficios de tratar la dislipidemia en los pacientes ancianos son iguales a los vistos en poblaciones de menor edad. La senectud produce importantes diferencias en la presentación, en el diagnóstico, en el pronóstico y en la respuesta a la terapia. La meta fundamental en el tratamiento de los pacientes ancianos debe estar enfocada en la prolongación de la vida y la mejoría de la calidad de la misma.